VALENCIA, TIERRA SOÑADA

6-8 DICIEMBRE 2019


 

Desde que fue fundada por los romanos en el año 138 a. C., Valencia ha ido acumulando la enorme riqueza aportada por las diferentes culturas que en ella han vivido (visigoda, musulmana…). Pasear por Valencia es sentir la pluralidad y evolución de una ciudad en la que los legados de su próspera historia conviven armónicamente con las recientes e innovadoras construcciones.

 

Recorrer el centro histórico, contemplar templos religiosos y monumentos civiles góticos, barrocos, modernistas..., detenerse en los acreditados museos o admirar proyectos tan emblemáticos como la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, son sólo algunas de las múltiples propuestas que Valencia brinda al visitante

 

Día 6 de diciembre:  Madrid- Valencia

 

Salida de Madrid hacia la ciudad de Valencia, comida y visita a La Ciudad de las Ciencias el Hemisferic (película de 1 hora en el omnimax).

 

La Ciutat de les Arts i les Ciències es una visita imprescindible si vienes a Valencia. Obra del arquitecto valenciano Santiago Calatrava, tiene varios edificios que se han convertido en iconos de la ciudad. Se trata de un complejo de ocio científico y cultural para disfrutar en familia o con amigos que hoy en día ocupa alrededor de dos kilómetros del antiguo cauce del río Turia.

 

El Hemisfèric es un cine digital 3D, con una enorme pantalla cóncava de 900 metros que casi envuelve a los espectadores.

 

 Después visitaremos el Oceanografic con espectáculo de delfines. Allí se dan cita todos los ecosistemas del mundo, con sus habitantes animales y vegetales. Se trata del mayor acuario de Europa. Se compone de diferentes edificios, que albergan representaciones de los ecosistemas más importantes de cada uno de los mares y océanos del planeta y del Delfinario, el más importante a nivel europeo. Cena libre y Alojamiento.

 


 

Día 7 de diciembre: Valencia.

 

Desayuno y nos introduciremos en la ciudad para pasar por los puntos más emblemáticos desde la Edad Media al Modernismo. A pie el centro con catedral, lonja, mercado central, plaza redonda y del ayuntamiento.

Descubriremos el mismísimo Santo Cáliz dentro de la Catedral-Basílica Metropolitana de la Asunción de Nuestra Señora de Valencia.

 

Está dedicada por deseo de Jaime I —siguiendo la tradición del siglo XIII— a la Asunción de María. Fue consagrada el año 1238 por el primer obispo de Valencia posterior a la Reconquista, Fray Andrés de Albalat.

 

El gótico valenciano es el estilo constructivo predominante de esta catedral, aunque también contiene elementos del románico, del gótico francés, del renacimiento, del barroco y neoclásico.

 

En su interior se venera el Santo Cáliz, fechado del siglo I, y dado a la catedral por el rey Alfonso el Magnánimo en 1436.

 

Contiene algunas de las primeras y mejores pinturas del Quattrocento de toda la Península Ibérica, que llegaron de Roma a través de artistas contratados por Alejandro VI. Este último Papa valenciano, cuando aún era el cardenal Rodrigo de Borja, hizo la petición para elevar la sede valentina al rango de Metropolitana, categoría que le fue otorgada por el papa Inocencio VIII en 1492.

 

Visitaremos la Lonja de la Seda de Valencia o Lonja de los Mercaderes es una obra maestra del gótico civil valenciano situada en el centro histórico de la ciudad. Declarada, en 1996, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se encuentra situada en la plaza del Mercado, número 31, frente a la Iglesia de los Santos Juanes y del Mercado Central de Valencia.

 

Fue construida entre 1482 y 1548, y su primer constructor fue Pere Compte entre los años 1483 y 1497 sobre el modelo de la Lonja de Palma de Mallorca, constituyéndose en un edificio emblemático de la riqueza del Siglo de Oro valenciano (siglo XV) y muestra de la revolución comercial durante la Baja Edad Media, del desarrollo social y del prestigio conseguido por la burguesía valenciana.

 

Seguiremos paseando hacia el Mercado Central de la ciudad de Valencia, que se encuentra ubicado en la plaza Ciudad de Brujas Está considerado como una de las obras maestras del modernismo valenciano.

 

Es una construcción de estilo modernista valenciano que se empezó a construir en el año 1914 por Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March, ambos formados en la Escuela de Arquitectura de Barcelona y habiendo trabajado en el equipo de colaboradores de Domènech i Montaner, arquitecto que se caracterizó por un estilo propio dentro de las líneas del modernismo.

 

Este espectacular bazar, cuenta con 1.200 puestos en los que se vende todo tipo de alimentos como pescado, mariscos, frutas, especias, carnes y embutidos tanto para consumo doméstico como para abastecer a importantes restaurantes de Valencia, con lo que se corona como el mercado de productos frescos más grande de Europa

 

El Mercado Central combina el metal, las cúpulas, el vidrio, las columnas, al recuerdo gótico del modernismo, como si de una catedral del comercio se tratara, combinando con la vecina Lonja de la Seda. En el centro del edificio se aprecia una gran cúpula coronada por una veleta.

 

Entraremos un momento a visitar a la patrona de Valencia y de todo el Antiguo Reino de Valencia, en la basílica de la Virgen de los Desamparados. Ostenta la dignidad basilical merced al breve pontificio firmado por SS. Pío XII el 21 de abril de 1948.

 

Comida incluida.

 

Después de comer conoceremos el interesante Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí ubicado en el palacio del Marqués de Dos Aguas.

 

Se creó el 7 de febrero de 1947 a partir de la donación al Estado de la colección de cerámica de Manuel González Martí, inaugurándose como museo el 18 de junio de 1954. Durante siete años la colección tuvo su sede en el domicilio particular del fundador, mientras se realizaba la restauración del Palacio llevada a término entre 1950 y 1954, fecha en la que se instaló definitivamente el Museo Nacional de Cerámica.

 

Es un Museo Nacional de España adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y es de gestión exclusiva de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural.

 

Declarado monumento histórico-artístico en 1941, el palacio fue comprado por el estado en 1949 para ubicar la colección de cerámica.

 

Tras su primera rehabilitación para adecuar las salas como museo, desde entonces se han sucedido numerosas intervenciones que comprenden la restauración del inmueble, mejoras en su infraestructura y la renovación de los espacios museológicos. En el año 1990 el museo cerró para emprender una nueva restauración del edificio, según el proyecto del arquitecto Ginés Sánchez Hevia, abriendo de nuevo sus puertas al público en 1998.

 

En 1969, al haber incrementado sus fondos con numerosos objetos de mobiliario, indumentaria, pintura y otras colecciones de la tradición valenciana y sus autores autóctonos, se dispuso que el Museo exhibiera, junto con la cerámica, objetos de arte suntuario, pasando a denominarse "Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí

 

Y, si  quedan fuerzas, no te puedes perder la denominada Capilla Sixtina valenciana: La Iglesia de San Nicolás y San Pedro Mártir, situada en la Calle Caballeros nº 35, en el centro histórico, concretamente entre los barrios de La Seu, El Carme y El Mercat.

 

Es uno de los mejores ejemplos de convivencia de un edificio de estructura gótica del siglo XV con una espectacular decoración barroca del siglo XVII.